Saltar al contenido

Los riesgos de un proyecto

Cómo podemos gestionar todo lo que puede llegar a ocurrirnos

Uno de los temas más recurrentes y posiblemente que sean más difíciles de controlar son los riesgos en un proyecto.

Por una parte, hay que identificarlos, y por otra, hay que valorarlos, asociarles acciones de mitigación y perseguir a los responsables de dichas acciones para que las ejecuten.

Por tanto, nuestro objetivo es detectar impedimentos y eliminarlos. Algo así como ser policía de película.

Un riesgo es una manera de medir el resultado de unas consecuencias ante una situación que se sale de las variables de un plan

Es decir, un riesgo:

  • Está asociado a una situación no planificada o que no se contaba con ella.
  • Tiene una causa o es debido a algo.
  • Mide un impacto en alguna magnitud del proyecto (por lo general, coste, duración, incumplimiento de algún KPI, calidad, alcance, etc).
  • Tiene una probabilidad de que ocurra (impacto y probabilidad son magnitudes asociadas a la evaluación del riesgo).
  • Tiene unas acciones de mitigación. En caso de querer eliminar el riesgo, habrá que hacer seguimiento de una serie de acciones.
  • Tiene un responsable de que sea eliminado (es la persona a la que tenemos que perseguir para haga las acciones de mitigación o las mande hacer).

Los riesgos del proyecto pueden estar en una lista (una tabla) actualizada y deben gestionarse (detectarse y eliminarse). Hay que evitar que se conviertan en problemas.

Un buen jefe de proyectos es capaz de llevar un control de los riesgos e ir dando soluciones a éstos, eliminándolos y evitando así que tengan impacto en las variables del plan.

Cosas que debemos evitar:

  1. Identificar riesgos utilizando prejuicios
  2. Evaluar riesgos sin calibración ni metodología: todos son de alto impacto y alta probabilidad, todos tienen el mismo origen, todos impactan en coste, etc.
  3.  Asociar al jefe de proyecto como el responsable de todos los riesgos por ser el que hace seguimiento de éstos.
  4. No poner acciones de mitigación, aceptar los riesgos o acabar poniéndolos en la lista de asunciones del proyecto.
  5. Poner acciones imposibles de ejecutar

Cosas que NO se suelen hacer y que son indispensables en la gestión de riesgos:

  1. Medir el impacto de las acciones de mitigación usando la misma magnitud de impacto que el riesgo
  2. Justificar el impacto de forma coherente
  3. Poner fecha de impacto del riesgo (o cuándo se convertirá en un problema) y fecha prevista de mitigación (tras planificarla con el responable de las acciones de mitigación).
  4. Hacer Plan B de mitigación de cada riesgo, o acciones alternativas (con valoración de impacto también).

Deja una respuesta

Puedes añadir un comentario o responder a otro.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Antonio Gutiérrez Martín.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad